Children & Adolescents Clinic

 Home Parent's Guide

Clinical Reference Systems: Pediatric Advisor 10.0
English version

PrevenciŘn de los Problemas del Sue“o en los Beb»s
(Prevention of Infant Sleep Problems)

DescripciŘn

Los padres quieren que sus hijos vayan a la cama sin resistencia y que duerman durante toda la noche. Les gusta poder tener 7 u 8 horas de sue“o ininterrumpido. Sin embargo, los reci»n nacidos tienen un lŐmite en cuanto a n™mero de horas que pueden pasar sin alimento, generalmente 4 Ř 5. Para los 2 meses de edad, aproximadamente el 50 por ciento de los beb»s alimentados con biberŘn pueden dormir toda la noche. Para los 4 meses, la mayorŐa de los beb»s alimentados con biberŘn han adquirido esta capacidad. La mayorŐa de los beb»s alimentados al pecho materno pueden dormir toda la noche para los 5 meses de edad. Sin embargo, es posible que no se desarrollen los buenos h∑bitos en el dormir, a menos que usted tenga un plan.

Le sugerimos que considere las siguientes guŐas generales si quiere ense“ar a su beb» que la noche es el tiempo especial para dormir, que la cuna es el lugar donde debe permanecer por la noche y que puede volver a dormirse por sŐ solo. Es m∑s f∑cil prevenir los problemas del sue“o antes de los 6 meses de edad, que tratarlos posteriormente.

Reci»n nacidos

  1. Coloque a su beb» en la cuna cuando tenga sue“o pero est» todavŐa despierto.

    Esto es muy importante. Sin esto, las dem∑s medidas preventivas fracasar∑n. El ™ltimo recuerdo que debe tener su beb» de cuando est∑ despierto es el de la cuna, no de usted ni de estar siendo alimentado. Debe aprender a dormirse solo, sin usted. No espere que el beb» se duerma tan pronto como lo acueste. A menudo se requieren de 20 minutos de inquietud para que un beb» se duerma. Si est∑ llorando, m»zalo y acurr™quelo. Pero cuando se calme, trate de colocarlo en la cuna antes que se quede dormido. Maneje las siestas de la misma manera. Esta es la forma en que su hijo aprender∑ a volver a dormirse despu»s de despertar de modo normal. No ayude a su beb» cuando no necesita ayuda. (Nota: La posiciŘn para dormir recomendada por la Academia Norteamericana de PediatrŐa para los beb»s saludables es boca arriba o de lado.

  2. Durante los primeros 3 meses, tome en brazos a su beb» cuando est∑ muy inquieto y llora.

    Todos los reci»n nacidos lloran un poco durante el dŐa y la noche. Si su beb» llora con exceso, la causa probablemente es un cŘlico. Responda siempre que llore el beb». El movimiento suave y tenerlo acurrucado en los brazos parecen ser las medidas m∑s ™tiles. No es posible mimar demasiado a un beb» durante los 3 Ř 4 primeros meses de vida. Pero aun los beb»s propensos a cŘlicos tienen varios momentos al dŐa cuando est∑n somnolientos y no est∑n llorando. En estos momentos, coloque a su hijo en la cuna y d»jelo aprender a consolarse y dormirse por sŐ solo.

  3. Tenga en brazos a su beb» durante por lo menos 3 horas al dŐa cuando no est» llorando.

    Esto disminuir∑ el llanto inquieto y los cŘlicos.

  4. No deje que su beb» duerma m∑s de 3 horas consecutivas durante el dŐa.

    Trate de despertarlo suavemente y entret»ngalo. De esta manera su beb» dormir∑ m∑s durante la noche. (Nota: Muchos reci»n nacidos pueden dormir 5 horas consecutivas y usted puede ense“arle a dormir este perŐodo m∑s largo durante la noche).

  5. Mantenga los intervalos de alimentaciŘn diurna por lo menos cada 2 horas para reci»n nacidos.

    Las comidas m∑s frecuentes durante el dŐa (por ejemplo cada hora) conducen a que despierte m∑s frecuentemente para comidas breves durante la noche.

    El llanto es la ™nica forma de comunicaciŘn que tienen los reci»n nacidos. Cuando su beb» llora no siempre quiere decir que tiene hambre. Puede estar cansado o aburrido, sentirse solo o tener demasiado calor. En estas ocasiones debe tener en brazos a su beb» o acostarlo. No deje que la alimentaciŘn desempe“e el papel del chupete. Por cada ocasiŘn que alimenta a su beb», deberŐa abrazarlo cuatro o cinco veces sin alimentarlo. No lo deje caer en el mal h∑bito de comer cada vez que usted lo carga. Eso se llama "apacentar".

  6. Haga que las tomas durante la noche sean breves y aburridas.

    Usted querr∑ que el beb» piense en la noche como un tiempo especial para dormir. Cuando se despierta de noche para comer, ati»ndalo sin encender las luces, sin hablarle ni mecerle. Alim»ntelo en forma r∑pida y silenciosa. Puede mecerle y jugar m∑s tiempo con »l durante el dŐa. Esto dar∑ como resultado perŐodos de sue“o m∑s prolongados durante la noche.

  7. No despierte a su beb» para cambiarle el pa“al durante la noche.

    Las excepciones a esta regla son los pa“ales sucios o las ocasiones en que la piel en la zona del pa“al est∑ muy irritada (dermatitis perianal.) Si debe cambiar al beb», utilice tan poca luz como sea posible (por ejemplo, una linterna), h∑galo en silencio y no le proporcione ning™n entretenimiento.

  8. No deje que el beb» duerma en la cama con usted.

    Una vez que el beb» se acostumbra a dormir con usted, un cambio a la cuna o a su propia cama ser∑ extremadamente difŐcil. A™n cuando no es perjudicial que su hijo duerma con usted, probablemente usted no lograr∑ dormir una buena noche de reposo. ÝPorqu» no le ense“a a su hijo a preferir su propia cama? Durante los primeros 2 a 3 meses, puede mantener al beb» en una cuna o caja junto a la cama donde usted duerme.

  9. D»le la ™ltima comida a la hora en que usted se acuesta (a las 10 u 11 p.m.).

    Trate de mantener despierto al beb» durante las dos horas antes de acostarse. Acostarse a la misma hora todas las noches ayuda al beb» a desarrollar buenos h∑bitos de sue“o.

Beb»s de 2 meses de edad

  1. Lleve la cuna de su beb» a un cuarto separado.

    Para los 3 meses de edad, su beb» deber∑ estar durmiendo en un cuarto separado. Esto ayudar∑ a que los padres que tienen el sue“o ligero puedan dormir mejor. Adem∑s, el beb» podrŐa olvidar que los padres est∑n accesibles si no puede verlos cuando se despierta. Si el uso de cuartos separados es imposible, ponga cuando menos un biombo o cubra la baranda de la cuna con una manta de modo que el beb» no pueda ver la cama donde usted duerme.

  2. Trate de retardar las tomas durante la noche.

    Para ahora, su beb» ya deber∑ estar a una comida durante la noche (2 para algunos beb»s alimentados al pecho). Antes de preparar el biberŘn, pruebe a tomar en brazos brevemente a su beb» para ver si esto lo satisface. Si debe alimentarlo, d»le de 30 a 60 ml (1 a 2 onzas) menos de lo que le darŐa durante el dŐa. Si est∑ d∑ndole el pecho, amam∑ntelo menos tiempo por la noche. Cuando su beb» se aproxime a los 4 meses de edad, pruebe a amamantarlo de un solo lado por la noche. Nunca despierte al beb» por la noche para alimentarlo, excepto cuando usted tiene que ir a acostarse.

Beb»s de 4 meses de edad

  1. Descontin™e la alimentaciŘn de las 2 a.m. antes de que se vuelva un h∑bito.

    Para los 4 meses de edad, el beb» alimentado con biberŘn no tiene que recibir m∑s de 4 biberones al dŐa. Los beb»s alimentados al pecho no necesitan m∑s de 5 tomas al dŐa. Si no se elimina la alimentaciŘn de la noche en este perŐodo, ser∑ m∑s difŐcil hacerlo a medida que su beb» tenga m∑s edad.

    Recuerde de dar el ™ltimo alimento a las 10 u 11 p.m. Si su hijo llora durante la noche, consu»lelo frot∑ndole la espalda y habl∑ndole suavemente, en vez de hacerlo con el alimento.

    Nota: Algunos beb»s alimentados al pecho continuar∑n teniendo la necesidad de alimentarse una vez durante la noche.

  2. No permita que su beb» sostenga el biberŘn ni que se lo lleve consigo a la cama.

    El beb» debe pensar que el biberŘn pertenece a los padres. El biberŘn en la cama da como resultado el llanto durante la noche, porque el beb» inevitablemente tratar∑ de alcanzar el biberŘn y lo encontrar∑ vacŐo o que est∑ en el piso.

  3. Haga que los contactos durante la noche sean breves y aburridos.

    Todos los ni“os se despiertan parcialmente entre cuatro y cinco veces cada noche. Deben aprender a volver a dormirse solos en esas ocasiones.

    Si su beb» llora m∑s de unos minutos, acuda a »l, pero no encienda la luz, no juegue con »l ni lo saque de la cuna. Consu»lelo con unas palabras suaves y qu»dese menos de un minuto. Si su beb» est∑ parado en la cuna, no trate de hacer que se acueste. Esto lo puede hacer por sŐ solo. Si el llanto contin™a por mas de 10 minutos, c∑lmelo y qu»dese en la habitaciŘn hasta que se duerma. (Excepciones: Si usted siente que su beb» est∑ enfermo, tiene hambre, o tiene miedo).

Ni“os de 6 meses de edad

  1. D»le a su beb» un juguete suave y familiar para que lo tenga en su cuna.

    A los 6 meses de edad, los ni“os empiezan a inquietarse cuando se separan de los padres. Un animal de peluche, una mu“eca o una manta puede ser un objeto de seguridad que consolar∑ a su hijo cuando se despierte por la noche.

  2. Deje abierta la puerta del cuarto del ni“o.

    Los ni“os pueden sentir temor cuando est∑n en un espacio cerrado y no tienen la seguridad de que sus padres siguen estando cerca.

  3. Durante el dŐa, responda a los temores de separaciŘn sosteniendo y tranquilizando a su hijo.

    Esto disminuye los temores nocturnos y es especialmente importante para las madres que trabajan fuera de casa.

  4. Para los temores durante la noche, haga que los contactos sean inmediatos y tranquilizantes.

    Para los temores leves que se presentan durante la noche, vaya al cuarto de su hijo r∑pidamente y tranquilŐcelo, pero mantenga la interacciŘn tan breve como sea posible. Si su hijo manifiesta p∑nico cuando usted se va o vomita mientras llora, qu»dese en el cuarto del ni“o hasta que se tranquilice o se duerma. No lo quite de la cuna, pero proporciŘnele cualquier otra cosa que necesite para consolarlo, manteniendo la luz apagada y sin hablar mucho. A lo sumo, si»ntese junto a la cuna y tome la mano del ni“o. Estas medidas calmar∑n incluso a un beb» muy agitado.

Ni“os de un a“o de edad

  1. Establezca una rutina agradable y regular para ir a la cama.

    Las rutinas para acostarse, que pueden empezar en los primeros meses, se vuelven muy importantes para un ni“o cuando tiene un a“o de edad. Los ni“os necesitan una rutina que conozcan bien. Los dos padres pueden participar en la rutina para acostarse, altern∑ndose leyendo o inventando cuentos. Los dos padres deben darle las "buenas noches" al ni“o con un beso y un abrazo. Aseg™rese de que los objetos de seguridad de su hijo est»n cerca. Termine la rutina para acostarse antes de que su hijo se duerma.

  2. Una vez que est∑ en la cama, su hijo debe permanecer allŐ.

    Algunos beb»s mayorcitos tienen rabietas a la hora de acostarse. PodrŐan protestar acerca de la hora de ir a la cama o incluso negarse a hacerlo. Usted deber∑ pasar por alto estas protestas y salir del cuarto. Puede desatender todas las preguntas o demandas que siga haciendo su hijo y hacer cumplir la regla de que el ni“o no puede salir de la habitaciŘn. Si sale, oblŐguelo a regresar r∑pidamente a la habitaciŘn, evite cualquier conversaciŘn. Si siempre responde a las protestas del ni“o de esta manera, »l aprender∑ a no oponerse a ir a la cama.

  3. Si su hijo tiene pesadillas o temores nocturnos, tranquilŐcelo.

    Nunca desatienda los temores de su hijo ni lo castigue por tener miedo. Todas las personas tienen 4 Ř 5 sue“os por noche. Algunos de estos sue“os son desagradables. Si las pesadillas se vuelven frecuentes, trate de determinar cu∑l podrŐa ser la causa, por ejemplo, algo que el ni“o pueda haber visto en la televisiŘn.

  4. No se preocupe por cu∑nto tiempo duerme su hijo.

    Distintas personas necesitan distintas cantidades de sue“o a las diferentes edades. La mejor forma de saber si su hijo duerme lo suficiente es que no est» cansado durante el dŐa. Las siestas son importantes para los ni“os peque“os, pero haga que duren menos de 2 horas. Los ni“os dejan de tomar siestas matutinas entre los 18 meses y los 2 a“os de edad, y abandonan las siestas de la tarde entre los 3 y los 6 a“os de edad.


Escrito por B.D. Schmitt, M.D., autor de "Your Child's Health", Bantam Books.
Copyright 1999 Clinical Reference Systems